domingo, 29 de abril de 2007

EL REFLEJO DE UN BESO

EL REFLEJO DE UN BESO
Cuando hubo terminado de orinar (con un sobresalto de micción que agujereaba por su presión la vejiga y que aprisionada en aquella acequia orgánica se liberó anárquicamente -como escapan de sus celdas las avispas al ver resquebrajado su nido por el ataque de una rama pelada en las manos de un niño inconsciente- con el primer resquicio de apertura de su glande, salpicando el cerco de la taza del sanitario a golpes de borbotones áureos, con una pauta que limitaba su intensidad y cantidad a medida que la secreción era expulsada) advirtió que, otra vez, la pernera derecha había sido dibujada de manera vanguardista con tal templado tinte dorado.

“La próxima vez mearé sentado”, se dijo a la vez que se avergonzaba con zozobra por estimularse ante la idea de sentir la emulsión salina patinando en sus nalgas tras haber sido regadas por el efecto de un chorro demasiado fuerte sobre la porcelana del sanitario, mientras sacudía su pene para desprenderse de las gotas que habían quedado encharcadas entre los pliegues de un retraído pellejo.

Permaneció de pie, con los pantalones a la altura de los muslos, dispuestos a deslizarse hasta el suelo y sólo sujetos por el recién adquirido adherente sobre su piel, sin saber si aquello era la gota que colmaba el vaso o si el vaso del aguante era en demasía irrisorio.

Primero fue el ojo izquierdo. Le siguió el derecho. Comenzó a sollozar con una leve arqueada mueca que se asemejaba a una sonrisa, pero que alternaba en su curvatura como las bocas en las máscaras del teatro. A su vez, con ceremonia de danza árabe, giró sus caderas para ceder a la gravedad el peso de los pantalones y, con gracilidad, lo desocupó abandonándolo sobre los baldosines. Quedó por entero desnudo, salvo por el relieve de las inéditas lágrimas y del, cada vez más pegajoso, mejunje formado por el sudor que transpiraba de sus ingles y la excreción por un tiempo considerable expuesta a la atmósfera enclaustrada de un cuarto de baño de paredes cerradas y sin ventilación.

Quedó frente al espejo de cuerpo entero que ocupaba el reverso de la puerta del lavabo mirándose como si la imagen que ante él se manifestaba no fuese la suya. Reconociéndose tan solo en aquellos ojos clareados como un amanecer por el desprendimiento que causa el brote de un llanto.

Lentamente, arrancó sus manos al peso de la gravedad para conducirlas, colgadas de sus muñecas como si estas estuviesen sujetas por las cuerdas propias de una marioneta, hacia su cara. Reclinando sobre su rostro las falanges superiores de sus dedos volvió a ceder al peso sus brazos lánguidamente para que, con el rodamiento, las yemas acariciasen con expresión de arañazo el camino que se puede recorrer entre la frente y el comienzo del cuello.

Con superlativa superficialidad y más delicadeza de la que se pueda tener con la nuca de un bebé, deslizó las manos en sus hombros, bajando por sus pechos - con un sutil recreo sobre sus abruptos pezones – cayendo luego como cascada en su vientre para hundirse después sobre su sexo, refugiando así la incipiente rigidez de su erección.

Se miraba en el espejo, ebrio de un vino que no había probado, abriendo la boca y separando los labios, unidos ahora tan sólo por columnas densas de saliva que terminaban rindiéndose al labio inferior, al mismo ritmo que las pupilas iban dilatándose.

Cuanto más se miraba, más embriagado se encontraba; cuanto más embriagado, menos avergonzado de desearse; cuanto más se apetecía, menos se identificaba; cuanto menos se reconocía, más excitado estaba.

Se acercó al espejo como quien se acerca a lo que no le pertenece, con cierto aire de desafío pero sabiendo que está vencido porque se rindió antes de llegar al límite que deja atrás el momento de no retorno. Se aproximó de la misma manera que se hubiese arrimado al cuerpo dormido que ocupaba su cama: indolentemente para no despertar, pero con movimientos tan repentinos como estudiados que hagan notar su presencia.

Acarició su lengua por su propio reflejo suavemente, con ligereza. Era un gesto que le confirió seguridad. Lo que llega mansamente, con docilidad, da pie a un camino donde lo violento se recibe con un placer agradecido.

Con brutalidad y aspavientos de cruda violencia contenida trató de aprisionar cada recodo de su cuerpo con las mismas partes reflejadas. Cada movimiento suyo era una provocación a su imagen para ser tratado de igual suerte.

No era él mismo quien le indujo a un movimiento vertical de forma que su sexo apresado entre su entrepierna y el cristal le llevase a una eyaculación que se retrasaba.

Fue el otro quien se le quedó mirando con la boca entreabierta. Pero fue él quien, con falsa gracia y engañosa ingenuidad en los modos, acercó los labios y a medida que llegaban a su destino fue bajando los párpados para dotar al acto de una verosimilitud que no existía. Sólo, con el primer contacto y tras el primer borbotón de saliva, volvió a desatar una furia que agredía como quien se rebela por la falta de respuestas.

La eyaculación llegó y, al tiempo que se empequeñecía su erección, fue despegando su humedecida boca del espejo.

Con desgana arrancó un par de trozos de papel higiénico con los que limpió los últimos restos de semen que aparecieron al presionarse el pene y tras arrojarlos al sanitario abandonó el cuarto de baño sin más presencia que la suya.



Nacho Hevia

sábado, 28 de abril de 2007

BAFF BARCELONA 27 ABRIL - 6 MAYO


YA HA COMENZADO LA 9ª EDICION DEL BAFF - BARCELONA ASIAN FILM FESTIVAL.
Para ver el programa, las secciones, el jurado... entra en www.baff-bcn.org
¿Te lo vas a perder?

jueves, 26 de abril de 2007

EL AVANICO DE LADY WINDERMERE


No os perdáis las últimas representaciones de la penúltima producción del TNC: "El Avanico de Lady Windermere"; sin duda, de lo mejor que ha programado esta temporada. Impresionante actuación de Carmen Elias (antológica) y una dirección de Mestres que deja el regusto de los años del Lliure de Gràcia.

jueves, 19 de abril de 2007

BALSAS CARGADAS DE FLORES

Balsas cargadas de flores
descienden las corrientes
a ritmos cadenciosos;
ofrenda en la pagoda del encuentro



Nacho Hevia

lunes, 16 de abril de 2007

NO SON HERIDAS

no son heridas




lo que tú tienes no son heridas
siquiera cicatriz seca
sino hueco nítido que colmas con
las sombras de tu memoria



Nacho Hevia

domingo, 15 de abril de 2007

Si lo invento yo...

Si lo invento yo…


- ¿Ves esa estrella?

- ¿Cuál?

- Esa, la que está ahí… ¡la única que se ve en el cielo!

- ¿La única?

- Claro… es la primera que ha salido…

- ¿De dónde?

- ¿De dónde…? No me líes con absurdas preguntas.

- De acuerdo, pero si me dices que es la primera que ha salido será porque habrá venido de algún sitio.

- ¡No! No ha venido de ningún sitio. Siempre ha estado ahí.

- ¡Pero si acabas de afirmar que acaba de salir!

- No. Lo que he dicho es que es la primera estrella de esta noche que podemos ver. Eso es muy distinto.

- ¡Ah! Vale, ahora lo entiendo…

- Pero ¿la puedes ver?

- Pues no… no sé de qué estrella me hablas.

- ¡Sí, sí, sí!

- Y ahora ¿qué es lo que te pasa?

- Que esta noche vuelvo a tener suerte.

- Suerte… ¿por qué?

- ¿Tú, a caso, no sabes que al primero en ver una estrella en el cielo se le concede inmunidad para la malaventura?

- ¿Malaventura?

- Sí, contra el infortunio, la malandanza, los percances, los peligros, las…

- Sí, sí… Te he entendido, pero ¿por qué iba a ser eso así?

- Pues… porque esa es la regla.

- ¿Qué regla?

- La que dice que a quien vea la primera estrella del cielo le sonreirá la fortuna.

- No sabía que la fortuna sonriera… porque si tiene sonrisa, entonces, tendrá boca y si tiene boca tendrá cara… ¿Y cómo es el rostro de la fortuna? ¿Tú se lo has visto?

- ¡Ya estás con tus patochadas! Pues claro que tiene rostro… a veces dices cada cosa que…

- Yo sólo preguntaba. Perdona si te he molestado…

- ¡No! ¡Esta noche no me molesta nada porque he sido el primero en verla!

- ¡Ah! Es verdad, lo de la regla de las estrellas. Es como aquello que si oyes campanillas es porque a un ángel le han dado sus alas o que cada vez que alguien dice que las hadas no existen una de ellas muere.

- Sí, eso es. Aunque esas reglas las hayan sacado de películas o de libros.

- ¿Y la tuya? ¿Tu regla no es de una película o de algún libro?

- ¿Cómo te atreves a decir tal tontería? ¡Esta regla es mía porque la he inventado yo! Y eso la hace muy válida.

- Sí, si no digo yo que no… pero como diría mi padre: “toda regla tiene su trampa”

- ¿Qué quieres decir?

- Pues que es muy difícil saber si has sido tú quien ha visto la primera estrella. Porque, vamos a ver, ¿quién te dice a ti que no hay otra persona que la haya visto en cualquier otro lugar?

- Eso tiene fácil respuesta. Hay días que no lo sé, pero hoy te tengo a ti para confirmar que esa estrella es mía y sólo mía.

- ¿Yo? ¿Yo qué tengo que ver?

- Sencillo: Tú y yo estamos aquí…

- Sí…

- Viendo el mismo cielo…

- Sí…

- Y, sin embargo, he visto antes que tú esa estrella…

- Sí, sí… ¿a dónde quieres llegar?

- Pues que está clarísimo: que esa estrella estaba destinada para ser sólo mía.

- Puede ser, tu razonamiento es muy lógico…

- Claro que es cierto. Mi regla nunca falla. La primera estrella del cielo en salir está destinada siempre a alguien y esta noche ha sido para mí.

- Oye. ¿Y tienes más reglas de esas?

- Mmmm… Déjame pensar… No, creo que no.

- ¿Y tú crees que yo puedo inventar una regla?

- Bueno… hay que estar muy capacitado para inventarla. No vale cualquier regla. Piensa que, si no, habría millones de reglas.

- ¿Tantas?

- Casi tantas como habitantes tiene China.

- ¡Vaya!

- ¡Hombre! ¿Te creías que era tan simple? Hay que darle muchas vueltas al tarro.

- A ver… ¿Qué te parece ésta?

- ¿Seguro que la has pensado bien?

- Sí, sí. Escucha: cada vez que al brindar con copas de cristal estas se rompan, un mal que estaba previsto que ocurriera desaparecerá del destino.

- Mmm… No esta mal. Sería una buena regla si no fuera porque tiene algunos fallos.

- ¿Fallos? Pero si la he pensado muy bien… ¿Cuáles?

- Cuando se brinda se desea que cosas buenas formen parte del destino. Lo que es del destino no se puede deshacer. Esta es otra regla, por cierto.

- ¿También es tuya?

- No. Esta es de mi madre, que es muy sabia.

- ¿Entonces, al brindar, no se puede pedir que lo que tenga que ocurrir no ocurra?

- No. Además, ¿que pasaría si sólo se rompiera una copa? ¿y si la que se rompe es la de quien propone el brindis? ¿Eh? Tu regla tiene muchas fisuras, no me gusta.

- Es verdad… Bueno, ya se me ocurrirá otra.

- …

- ¡Ya sé!

- ¿Sí?

- Eh… no… esta también tiene fallos…

- …

- Cada vez que… No, esta tampoco…

- …

- Ufff… Oye, no es fácil, no señor.

- Ya te lo dije yo.

- ¿Y si…?

- ¿En qué estás pensando?

- Ya tengo una regla…

- ¡Entonces, dila!

- Es que… es un poco triste.

- ¿Y? Lo triste también es bonito.

- ¿Eso también te lo enseñó tu madre?

- No, un escritor que si ahora estuviese vivo sería muy viejecito y pequeño… tan pequeñito que sólo ocuparía una hoja y dos y tres…

- ¿Y su voz?

- Su voz sería un “ay” no más grande que un gritito.

- …

- Bueno. Te estoy esperando. ¿Cuál es tu regla?

- Cuando, sin buscarlo, te sorprenda una cosa…

- ¿Una cosa?

- Una cosa, un objeto, un sonido…

- ¿Vale una canción?

- Vale una canción como vale una palabra o un aroma o, incluso, hasta una caricia.

- Ah…

- Cuando estas cosas aparezcan con un giro de cabeza, a la vuelta de la esquina o dentro de un cajón…

- ¿Y dentro de la memoria? Porque esta no avisa ninguna vez.

- Sí, también dentro de la memoria.

- Sigue, por favor. ¿Qué ocurre cuando surjan, así, de repente?

- Si te traen el recuerdo de lo que ya no es… de quien ya no está…

- ¿Y por qué razón no iba a estar?

- Porque se haya perdido o porque tenía que irse…

- Entonces… ¿qué sucederá?

- Si el recuerdo duele como un alfiler en el centro del corazón, el objeto del recuerdo tendrá que regresar para quitarle la punta de hierro al corazón para que no enferme.

- Pero… si ya no está porque se ha perdido o porque tenía que irse ¿cómo volverá?

- Porque los caminos de baldosas amarillas o de miguitas de pan también están en las sendas de los sueños de los que se quedan dormidos con los ojos enrojecidos.

- ¿Sabes? Tu regla es muy bonita.

- Es triste.

- Por eso…

- …

- …

- ¡Ahí está!

- ¿Qué?

- ¡Tu estrella! Ya le he encontrado. Ahí, justamente ahí, ¿verdad?

- Sí. ¿A que es hermosa?

- Es la estrella más hermosa que haya visto nunca.

- ¿Nunca?

- Nunca jamás…

- Gracias.

- A ti… por mostrármela…



Nacho Hevia

viernes, 13 de abril de 2007

Homenaje a José María Valverde (Notas de Prensa)





Crònica d'un homenatge

El passat 26 d’octubre, a La Central del Raval, els components de l’associació Lletròpolis vam dedicar un petit homenatge al desaparegut poeta José María Valverde, de qui es compleixen 10 anys de la seva mort. L’acte va servir per presentar el número 2 de Lletra petita, on podreu llegir un dossier que recupera la memòria del poeta a través de les visions de diversos amics, tots ells reconeguts escriptors i intel·lectuals que van tenir la sort de conèixer-lo.A banda d’un petit documental amb entrevistes a la seva vídua Pilar Gefaell (que també va assistir a l’acte) i a gent vinculada al seu record (de la talla de Vázquez Montalbán o Rafael Argullol), l’actor Nacho Hevia va llegir uns poemes, com a pinzellades de la seva obra, i l’escriptora Gloria Montero, en un encertat preàmbul, va introduir als neòfits en el coneixement de l'home i l'obra. Tot plegat amb senzillesa i amenitat, amb la humilitat dels petits recordatoris. La mateixa filosofia del dossier i de la revista Lletra petita que podreu trobar aquesta setmana als punts de venda habituals.
(Lletra Petita)
Crónica de un homenaje
El pasado 26 de octubre, en La Central del Raval, los miembros de la Asociación Lletròpolis dedicamos un pequeño homenaje al desaparecido poeta José María Valverde, al cumplirse el 10º aniversario de su muerte. El acto sirvió para presentar el 2º número de Lletra Petita donde podréis leer un dossier que recupera la memoria del poeta a través de las visiones de sus amigos, todos ellos reconocidos escritores e intelectuales que tuvieron la suerte de conocerle. Junto a un pequeño documental con entrevistas a su viuda Pilar Gafael (que también asistió al acto) y a gente vinculada a su recuerdo (de la talla de Vázquez Montalbán o Rafael Argullol), el actor Nacho Hevia leyó unos poemas, como pinceladas de su obra, y la escritora Gloria Montero, con un acertado preámbulo, introdujo a los neófitos en el conocimiento del hombre y la obra. Todo con sencillez y en un ambiente ameno, con la humildad de los pequeños recuerdos. La misma filosofía del dossier y de la revista Lletra Petita que podréis encontrar esta semana en los puntos de venta habituales.
(Lletra Petita)

Diez para las Trece

Diez para las Trece


El reloj de la estación donde el tren haría un receso de varios minutos, para deshacerse de cuatro de sus seis vagones ya que el número de viajeros había disminuido considerablemente después de haber recorrido más de la mitad del trayecto, marcaba diez minutos para las trece horas.

“Qué reloj tan hermoso”

Pensaba que todos los relojes de todas las estaciones, al menos los de las regionales, eran idénticos entre sí, o casi, porque, sin embargo, se le presentaban tan independientes, individuales, personales... y le gustaba creer que se debía al hecho de que cada uno señalaba su propia hora, de que el “plac” del minutero por cada sesenta segundos era, por completo, diferente a cualquier otro “plac” de cualquier otro minutero de cualquier otro reloj de cualquier otra estación o, sencillamente, porque hubo un diseñador único de relojes de estación que decidió que aquel modelo sería exclusivo, que todos los andenes de estación de tren tendrían en sus paredes un reloj que diese la hora por ambos lados, lados abiertos como si se asemejasen a un fuelle, pero sin boquilla, con los bordes de forja y con un minutero que en cada tránsito emitiese un sonido alejado del “clac”, “clap”, “tac” o “tap”, sino un sonido que sonase a “plac”.

El reloj de la estación de trenes regionales seguía marcando diez para las trece.

“¿Se pueden tener todos estos pensamientos en menos de lo que dura un minuto?"

“... , ...”

“Sí, seguro... y más aún”

“¿Es ese minuto estanco, detenido tras un sonoro y momentáneo plac, o es otro componente que hay en mí lo que me dicta que esta vida es para siempre?”

Miraba a través de la ventana de su vagón de tren suspendido en la quietud de aquel minuto mantenido y observaba una hilera de casas, todas exactas, tan sólo diferenciadas por las prendas y vestidos que pendían de sus similares tendales de azotea y, quizá también, por alguna planta olvidada y sin regar en las esquinas de las terrazas de barras de hierro descorchadas y que, como ocurría en cada casa, estaban colocadas en el primer piso, en el lado izquierdo y sobre la puerta de acceso a las viviendas.

Las mismas casas recibían el mismo amanecer y la misma sombra de tarde. Sobre las mismas casas caía la misma lluvia y recibían el invierno al mismo tiempo.

Aquellas casas... todas ellas... todas pintadas con un viejo marrón sucio y de puertas de un color verde resquebrajado... Aquellas casas estaban encadenadas a un mismo destino absurdamente vacío por la despreocupación que provocaban.

La visión de esta estampa omitió en su contemplación a las personas y animales que formaban parte de aquel conjunto; pero no, no se sorprendió al percatarse de ellos.

Una mujer, algo rechoncha, que llevaba puesto un delantal azul oscuro moteado de flores sobre una blusa demasiado grisácea como para que en otro tiempo hubiese podido ser blanca, cocinaba en una cazuela que humeaba, dando giros dentro de ella con una cuchara de madera mientras apartaba la cabeza en un intento de evadirse del calor que desprendía la cocción. Pero el sudor caía sobre su frente y saltaba, a modo de trampolín, desde las puntas del pelo.

Un hombre viejo, muy viejo, de los que se mueren en un momento sin quejos, ni lamentos, sin causas de dolor, sin avisos y con deseo de silencio... Aquel viejo permanecía inmóvil, inerte, sentado en una silla plegable de playa de rayas blancas y azules. Tenía la mirada de quien ha olvidado todo y se aleja de palabras nuevas. Nada brotaba de él: ni un movimiento, ningún carraspeo y sin, ni siquiera, signos de vivir con algún consuelo.

Un gato, entonces, andando más lentamente de lo que el viejo pudiera andar, apoyando todo su peso en cada pata que ejecutaban aquellos pesados pasos y apareciendo en esa escena desde ningún sitio, se colocó bajo el asiento del viejo dejándose vencer por su peso en una caída que lo tumbó sobre uno de sus costados y dejando sus cuatro extremidades tiradas en el suelo al azar.

En el umbral de una de las puertas un niño saltaba torpemente en la vana empresa de alcanzar el dintel. ¿Era un juego? Si lo era, el objetivo consistía en tocar un trozo de madera y su resultado, el único premio para el solo participante, al cual, sólo le distraía de aquella tarea el subirse los calcetines que, con cada impulso, descendían hasta los tobillos por tener una goma desgastada que ya nunca sujetaría la tela a la altura deseada por el crío.

Se le antojaba aquella representación fotográfica capricho de pintores.

“¿Sería esta imagen lo que los artistas llaman naturaleza muerta?”

No. Él no entendía de arte, pero ante sus ojos se le presentaba aquel cuadro como un bodegón donde nadie espera nada... donde nadie busca nada... y donde la gente se convence de su felicidad cuando un elemento complaciente llega a sus vidas.

Un pitido estridente de silbato le apartó de aquella realidad. Giró su cuerpo para examinar el vagón en el que viajaba. Algunos de los viajeros que hasta llegar a aquella parada de estación le habían acompañado desde el inicio del trayecto ya no estaban, ni tampoco sus equipajes.

“¿En qué momento habrían bajado del tren? ¿A caso éste era su destino?”

Un rezagado pasajero terminaba de ultimar un cigarro junto a las puertas y lo tiró violentamente cuando estas comenzaron a cerrarse automáticamente. Saltó desde la plataforma alcanzando el vagón antes de que quedasen bloqueadas.

Volvió a mirar por la ventana. El reloj de la estación marcaba ahora las trece horas.


Nacho Hevia

jueves, 12 de abril de 2007

No ha silencio que me incline

No hay silencio
que me incline,
atento a cada paso
de regreso;
caricia de ortiga blanca
en cada punta de mis pelos.
Madre, no hay descanso
en el silencio.


Nacho Hevia
Torrelavega – Cabezón de la Sal

miércoles, 11 de abril de 2007

"La Gran Vedette Juanita Jiménez"


Payaso, rapsoda, pantalone, cantante, comediante... vamos, que el teatrero acaba haciendo de todo... hasta de vedette, aunque se llame Juanita Jiménez!!! (un saludo a todos aquellos que disfrutaron de sus espectáculos... atentos, nadie sabe cuándo volverá)

martes, 10 de abril de 2007

Mi lengua..

Mi lengua
orante patena
donde descansan
los restos
de nuestro amor consagrado
humedecida
con la sangre vertida
de los estigmas
que eclosionan
por los clavos
del sacramento
de tus besos



Nacho Hevia

lunes, 9 de abril de 2007

fotos durante el rodaje de "Candidato"

















Candidato
(Sección Oficial de la Mostra de Cinema de Valencia)
País: España Duración: 6 min। Formato: Vídeo 16x9

Producción: Jorge Yúdice Dirección: Jorge Yúdice Guión: Jorge Yúdice
Fotografía: Gerard García Montaje: Jorge Yúdice

Actores principales: Joel Mulachs, Nacho Hevía

Sinopsis: Un joven acude a una entrevista de trabajo para un cargo especial. ¿Será él el candidato?












Plenitud (1923)


De la colección Frederic Marès.

No dejéis de visitar esta joya de museo dedicado a la escultura y al coleccionismo.
http://www.museumares.bcn.es/

balsas cargadas de flores...



Balsas cargadas de flores
descienden las corrientes
a ritmos cadenciosos;
ofrenda en la pagoda del encuentro


Nacho Hevia

EL RESTAURANTE


EL RESTAURANTE


Chica: El otro día me compré un cesto para la ropa sucia, de esos de tela.

Madre: Sí, esos son muy buenos.

Chica: Llevan cuatro palos, lo extiendes así y ya está. ¿Cuánto nos costó?

Novio: Doce euros.

Chica: En El Corte Inglés

Madre: Uy, ¡qué barato!

Chica: ¿Está bueno?

Novio: Sí, es como un salteado.

Chica: Lo que tengo que conseguir es el sillón del Ikea y la lavadora secadora.

Madre: Fundamental.

Chica: A mí me gusta esa pero cuando vaya a por ella ya la habrán vendido.

(…)

No había ninguno como ese, vale ciento y pico euros; es un somier que lo abres y es como un sillón, pero luego es como una cama. Como lo que teníamos en París.

Madre: ¿Y te entra?

Chica: Hum…

(…)

Tengo que llamar para que tapen el agujero; el seguro dice que me lo tiene que pagar la de arriba

Madre: A ver que pruebe... mmmmm

Chica: Y la de abajo es tan simpática... tiene una forma de hablar... Habla de una forma desafiante pero sin que lo parezca: “mañana viene el fontanero, ¡¿me has oído?!”. Te cojo una patata. El otro día me vino con una cara rara y me dije “ésta viene a pedirme algo”

Padre: ¡Señorita! Un cortado y un pacharán con hielo en vaso de tubo.

Chica: Yo voy a volver a mirar la carta, ¿y tú?

Madre: ¿No te gusta el banana split?

Chica: Sí. Mira qué ampolla, me pasa en esta mano, en la otra no. No me había pasado nunca hasta ahora

Madre: Tú vete donde Isabel que te da una pomada y se te quita

Chica: El otro día vino el súper jefe y me vino Soraya después de apoyarse en su mesa diciéndome que si sabía quién era, que por qué no le había avisado porque al no saber que era el jefazo ni le había dicho ni buenas noches ni ná y que claro, que se le cayó la cara de vergüenza cuando lo descubrió.

Yo es que no soy subordinada de nadie, a mí es que ese tipo de esclavitud...

Madre: Ya

Chica: Yo es que no tengo que decirle “buenas noches, señor Guerra”

Madre: Claro, le puedes decir “buenas noches” como a cualquier persona

Chica: Y es que es cazador. Es cazador y le odio

Es de los que viene y te dice “¿tú sabes quién soy yo?”, “sí” contesto yo, pues dice “soy el que te firma las nóminas” y me da mucha rabia porque no le tengo nada que agradecer, me podría cagar en su padre porque para la mierda que nos paga. ¡Ja! En Francia se ríen de nuestros sueldos.

Madre: Pero como allí todo es más caro.

Novio: Y allí no salen.

Chica: Son aburridísimos. No me extraña que vengan aquí como locos. Y son fríos.

Novio: Ganan mil euros y sólo lo saben ellos

Chica: ¡Son más fríos! No se parecen a nosotros en nada.

Madre: No son como nosotros

Chica: No son como nosotros, Francia no apoya en el deporte a su país como hacemos nosotros con los nuestros.

Hay que verlo en las Olimpiadas: los americanos... uy, qué estirados; las rusas otras frías que se apellidan todas igual: no-sé-qué-kova.

Qué guapa la jamaicana, ¿qué fue lo que ganó? ¡Que tienen bandera y todo!

Madre: ¿Qué pensabas que tenían? ¿Un coco?

Chica: Me di cuenta porque ponía “J”, “A”, “M”



No pudo escuchar más. Pidió la cuenta y se fue andando a casa.

domingo, 8 de abril de 2007

CURIOSAMENTE

CURIOSAMENTE


- Curiosamente te deshaces y es ahí cuando acaeces.

- Curiosamente...

- Flotas sobre el mismo punto. ¿Cómo lo haces?

- Anclándome con cuatro lazos atados a recuerdos que arrojé al fondo del mar.

- Cuatro lazos...

- Cuatro extremidades.

- ¿No te sientes indefenso?

- Nada espero ya.

- ¿Y si los finos hilos se quebraran?

- Entonces...

- ¿Entonces?

- Entonces vienes y me salvas.

- Curiosamente soy yo el que ya no espera nada.

- Curiosamente...

- Te anegas de un vacío y viciado espesor sobre el que dices que descansas.

- Escribo cuentos que perdieron sus palabras.

- Me vences con tu silencio.

- Y tu guerra es tu desgana.

- Curiosamente te deshaces y te pierdes... te pierdes... y no vuelves... y es tan bello contemplar cómo te consumes, la enfermedad de tu vientre, cómo llenas de calma tu cama revuelta, la soledad del polvo y la del centro del océano.

- Curiosamente no me sorprende.

- Curiosamente es hermoso ver tu muerte.





Nacho Hevia

sábado, 7 de abril de 2007

Riadas de luz

Riadas de luz
resbalan calle abajo
camino de esconderse
tras del mar.
Si vuelvo la mirada,
calle arriba,
allí estás tú.
Nacho Hevia
Viernes 6 de abril de 2007

jueves, 5 de abril de 2007

ELEMENTOS (Dir: Rachida Aharrat)


Cartel de la obra "ELEMENTOS", monólogo coreografiado por un actor, un cuerpo de danza, una cantante y tres músicos.
Directora y coreógrafa: Rachida Aharrat

MICROCUENTO: LA PRINCESA

LA PRINCESA



Érase otra vez, que la princesa se había vuelto a quedar dormida, pero en esta ocasión no fue por el mordisco de una manzana encantada, el pinchazo de un afilado huso o, si quiera, por la maldición de una vieja bruja. La princesa, sencillamente, se había quedado dormida de puro aburrimiento.


Nacho Hevia

miércoles, 4 de abril de 2007

SENDEREADO VIAJERO

Sendereado viajero
de pulso palpitante
dos veces caminas el camino
viajero que pierdes
lo que ganas y has perdido




Nacho Hevia

RELATO: CARIATIDE

Cariátide



La mujer que miraba la televisión tenía los pechos vencidos, abiertos como dos palmas caídas al suelo y mostradas en señal de derrota; ausentes bajo el grotesco jersey, no menos sucio por ser gris, de lana gorda, cubierto de relieves deshilachados; a aquellos pechos les sobraba piel para ser pequeños o les faltaba prieta carne para ser hermosos; aquellos pechos eran omitidos por ella misma de igual manera que la marea de desperdicios que se arremolinaban en las orillas de la barra del bar en la que se estampaba cada final de tarde.


La mujer de pechos en antítesis con su joven edad trataba de responder a las preguntas del millonario concurso de rebajada cultura general con demasiado poco acierto repitiendo las respuestas correctas inmediatamente después de escucharlas por boca de los, bien vestidos para la ocasión, concursantes o de la guapísima presentadora que con voz clara leía los enunciados impresos en los tarjetones que atesoraba en sus finas manos pudiéndose distinguir en su envés el llamativo y poco original logo del programa, haciendo suyas las enormes cantidades de dinero que el bote acumulaba día a día.


La mujer de pechos deprimidos, cada menstruación irregular más tristes, sabedores de que, aún habiendo sido preñada en más de una ocasión, su dueña jamás parirá cuerpo vivo, se alimentaba de las ínfimas raciones gratuitas que acompañaban a sus demandas de cerveza. Dos o tres patatas al alioli por caña que agregaban su sabor a su aliento de alcohol y alcanfor.


La mujer de pechos agónicos, abandonados sobre sus costillas, salió del bar con su sueño de millonaria y su escueto bolso de raídos y largos flecos vaqueros vacío.


La mujer de pechos áridos, crónicamente enfermos, con el primer billete de la noche en la cartera, agachada sobre sus rodillas asfaltadas de costras, con la cabeza echada hacia atrás, mirando a los ojos del hombre que tiraba de su apelmazada cabellera, sonreía con labios entornados, resbalándose saliva a impulsos de arcadas. Ni los concursantes, ni el público, ni toda la clientela del bar... nadie salvo ella podía responder a la última pregunta del concurso. La guapa presentadora miró directamente a la cámara y preguntó: “¿qué es una cariátide?”


En su cartera, dentro de un bolsillo plastificado, guardaba una cuartilla cuadriculada en la que a sus quince años escribió para un ejercicio de su clase de Literatura el poema que nunca presentó...

aquí estoy
tratando de deshilachar aristas
de la otrora cariátide
de sentimientos barroca
Nacho Hevia

CURRICULUM VITAE (actualizado en octubre 2008)


Formación Académica

-Licenciado en Derecho: Licenciatura realizada en la Universidad Autónoma de Madrid. 2001. Nota examen final de carrera – Prácticum: 9´42. Prácticas Jurídicas: Audiencia Provincial de lo Penal. Mayo de 2001.
-Primer ciclo de la Licenciatura de Filología Hispánica: Curso 2003-2004 del primer ciclo de dicha licenciatura en la Universidad Autónoma de Madrid.
-Curso de Aptitud Pedagógica (CAP): Especialidad Didáctica Lengua y Literatura. Curso 2001-2002. Universidad Complutense de Madrid.
Prácticas: Profesor Lengua y Literatura. Colegio Sagrados Corazones Madrid.

Idiomas

Italiano: nivel alto, hablado y escrito (curso de italiano en la Escuela Municipal Luis Gonzaga y estancias en diversas ocasiones en Italia).
Inglés: nivel medio, hablado y escrito.
Portugués: nivel básico, hablado y escrito. Primer curso en la Facultad de Filosofía y Letras de la UAM.
Catalán: Nivell B. Centre de Normalització Lingüística de Bcn.

Formación Teatral

-Interpretación/Improvisación/Máscara. Con Berty Tovías y Nico Kohen. Escuela Internacional de Teatro “Estudis de Teatre”. Barcelona. Curso 2006-07
-Taller de Narración Oral. Con Rubén Martínez y Carolina Ortiz. 16horas. Otoño 2006.Barcelona
-Teatro Formación de Actores. Teatro Espada de Madera (Madrid) y Thèâtre de l'Epée de Bois (París). 2001-2005. Dirección: Antonio Díaz Florián.
-Teatro Musical. Academia Memory. Impartido por Ricard Reguant. Septiembre 2001.
-Arte Dramático. Cursos 1997-2000. Academia Matilde Fluixá.
-Teatro Clásico Español. Septiembre 2000-Enero 2001. Por Antonio Rey Hazas. Realizado en la U. A. M. obteniendo en el mismo Matrícula de Honor.
-Oratoria. Marzo de 2000. Realizado en la U.A.M.


Formación Complementaria

-Danza Contemporánea I, I-II.
·Curso I-II. Centro AREA. Con Mauro Barahona. Barcelona. 2006/07.
.Curso I. Centro AREA. Con Eva Abregu. Barcelona. 2006/07.
·Curso I. Centro AREA. Con Marta Gibert – Barcelona. Verano 2006.
-Ballet Clásico I. Centro de Danza AREA. Con Mariana Giustina. Barcelona. Verano 2006.
-“Teatro de Máscaras”. Antonio Díaz Florián.
-Canto

-Técnicas de Relajación. Marzo-Abril 2000.Centro Psicología Aplicada-U.A.M.


Experiencia Profesional Teatral
Actualmente (enero-febrero 2009) representando:
“Bodas de Sangre” y "Amor de Don Perlimplín con Belisa en su Jardín" en el Teatro Espada de Madera de Madrid.

Elementos”. Compañía de Danza ERML. Directora y coreógrafa: Rachida Aharrart. Teatre del Foment Mataroní, abril 2008, Mataró. Guasch Teatre, julio de 2007, Barcelona. Auditori de Les Corts, mayo-junio de 2006, Barcelona.

“Café, mucho café”. Dirección: Eugenia Delgado Mata. Plaudite Teatre. Cicle“Teatre a la Fresca” Museu de Sant Boi. Julio 2006

“Un día en la Ciudad de Méjico”. (Teatro Musical Latino). Producido por La Gata Voladora SL. Sala-Teatro Razzmatazz. Noviembre 2005. Barcelona.

Profesor de Teatro–Colegio Ramiro Maeztu (2º de primaria).Curso 2004/05
Profesor de Teatro – Centro Vialia. Salamanca. Verano 2003.

Teatro Espada de Madera – Madrid http://www.espadademadera.com/ Dirección: Antonio Díaz Florián http://www.espeedebois.com/
Miembro de su compañía estable desde septiembre de 2001

“Bodas de Sangre”
F. G. Lorca. Junio 2005. Enero a mayo de 2004 y de noviembre a diciembre de 2001
“Doña Rosita la Soltera”
F. G. Lorca. Septiembre de 2004 en el Teatro Quijano de Ciudad Real. Octubre y noviembre de 2004 y en octubre y noviembre de 2002.
“El Amor de Don Perlimplín con Belisa en su Jardín”
F. G. Lorca. Mayo-junio 2004
“Barcarés”
Antonio Díaz Florián. De marzo a julio de 2003.
“Tartufo”
Moliere. Enero-junio de 2002.

“Hair, el Musical” 22 de septiembre 2001. Dirigido por Ricard Reguant. Grupo de alumnos de la Academia Memory. Representada en el Corral de la Pacheca.
“No de te dejes el compas en el tasis” De Violeta Castaño. Grupo de Teatro Independiente “QUÉ” Representada en Casa de Vacas del Retiro, Teatro Municipal de Pedrezuela, Casa Cultural Valle Inclán, Círculo de Bellas Artes (Maratón de Teatro Primavera 2001)
“Y por eso nos llaman locos” Adaptación teatral de “El Loco” de Khalil Gibrán. Grupo de Teatro Independiente “QUÉ”. Representada en la Casa Cultural Carmen Conde de Majadahonda. Café Manuela. Mayo-Octubre 2002.
“Homenaje-Recital Federico García Lorca” Grupo Mixto de alumnos de la RESAD y Bellas Artes. Representada en CEV (Centro de Estudios del Vídeo y de la Imagen) y la Facultad de Bellas Artes de Madrid. Noviembre 1998.


Otras Experiencias Profesionales
Locutor de radio. CADENA SER. Programa "A VIVIR QUE SON DOS DIAS" temporada 2007-2008.
Modelo Fotográfico. Revista “BarLIFE” (Holanda) Fotógrafo: Ben Part Pals, Cataluña, Marzo 2007.
Ganador 1er Festival de Monólogos Barrio-Kandela Barcelona, marzo 2007
“Ritual” Festival de Video Arte “SOLES NEGROS” Barcelona, febrero 2007
“Monólogos de humor” En Barcelona actuaciones en la Sala MEMPHIS, mayo 2007.
Con el personaje “La Gran Vedette Juanita Jiménez”. Cabaret-Teatro. Actuaciones en los Cafés-Teatro Tempo y Beer Station, Madrid, durante el 2004 y 2005.


Experiencia Profesional Cinematográfica

“Salvador” De M. Huerga. Actor de reparto: Funcionario de paquetería. Barcelona. Septiembre 2005.
“Magma” De Vicente Navarro. Prod. Prosopopeya. Madrid. Septiembre 2005.
El Perfume: The Story of a Murderer” De Tom Tykwer. Townguard. Como intérprete de las secuencias correspondientes a El Patíbulo, dirigidas por LA FURA DELS BAUS Barcelona. Septiembre 2005
“Psicotrónica” De Jesús Buedo. Actor de reparto. Agosto – Septiembre 2001.
“Sagitario” De Vicente Molina Foix. Figuración especial: “bakala”. Abril 2000.
“Sobreviviré” Menkes y Albacete. Actor de reaparto: “Universitario”Abril 1999.

Experiencia Profesional en Cortometrajes

“Candidato” Jorge Yúdice.Con Yöel Mulachs. Actor protagonista. Julio 2006. ESCAC
“Zapping Together” De Cristina Arisó. Actor protagonista. Barcelona. Mayo 2006. ESCAC
“Dust” José M.Durán. Actor protagonista: Soldado “A”. Barcelona. Noviembre 2005. ESCAC.
“Life Parade. Choose your life - 2005” Barcelona. Cortometraje y cápsulas corporativas. Productora Dogcrew. Festival In-Edit Barcelona
“Cinco Litros” De Xavi Fortino. Personaje protagonista: Julio Real. Dic-2004.


Experiencia Profesional Televisiva
“A Pelo”.La Sexta. Programa de humor. Figuración especial. Personaje: Nacho Cano. Enero 2007
“Barçòvia”TV3. Programa de sátira deportiva. Figuración especial. Personaje: Sete Gibernau. Noviembre 2006
“Porca Miseria” TV3. Capítulo 11, temporada 2006-07. Figuración especial. Personaje: Técnico de plató. Barcelona, julio de 2006.
“Divinos” El Terrat. Antena 3. Cap. 2 “El Local de Yola Berrocal” Figuración especial. Personaje: Guardarropa. Barcelona, junio de 2006.
“Polonia” TV3. Con Toni Soler. Programa de humor y sátira política. Prod: Media Park. Actor de sketches cómicos. Barcelona. Octubre y mayo 2006.
“Jet Lag”TV3. Serie cómica de “T de Teatre”. Figuración. Febrero-marzo 2006.
“Encendiendo la peña” Popular TV. Presentador. Programa de actualidad musical. Habiendo entrevistado a Sergio Dalma. Madrid. Enero 2006.
“El Programa de Buenafuente”
El Terrat. Gags de humor. Barcelona. Octubre 2005.
“El auténtico Rodrigo Leal” Antena Tres. Figuración especial: Bailarín. Septiembre 2005.

Experiencia Profesional en Publicidad

“DKV Seguros” Protagonista. Tesauro Films. Diciembre 2006. Barcelona
“Caixa-Catalunya” Actor protagonista. Group Films Producciones. Septiembre 2006.
“Centro Comercial Thader” Actor protagonista. Dream Team Producciones. Dirección: Carles Vila. Agosto 2006.
“Nestlé – Nuts Stramberry” Actor protagonista. Dream Team Producciones. Timothy Kendall. Julio 2006.
“ABC” Papel Secundario: Periodista. Albiñana Films. Barcelona. Junio 2006.
“Media Markt” Modelo de publicidad. Abril-Mayo 2006. Barcelona
“Imagen TEATRO ROMEA” Sant Jordi 2006. Barcelona.
Modelo de Schwarzkopf” Abril2006.Bcn. Fashion Models.
“Movistar” Actor para los tonos descargables en MOVISTAR E-MOCION. Febrero 2006. Madrid. Genexis.
“Catalunya-Radio” Protagonista. Albiñana Films. Febrero 2006. Barcelona.
“Nicotinel” Publicidad para el “Festival Cannes”. Protagonista. Director: Enrico Trippa. Dream Team. Enero 2006. Barcelona.
“Eat-Out” Barcelona. Octubre 2005.MiguelDíaz-Comunicación
“Pepsi” Publicidad realizada en el “Hard Rock Madrid”. Madrid. Marzo 2000.
“Centro Comercial Parque Corredor” Publicidad para TeleMadrid. Madrid. Febrero 1999.

lunes, 2 de abril de 2007

si tuviera
todo de ti
si dispusieras
de lo que es mío
en qué hornacina
de secretos
guardaríamos
lo nuestro
lunes 2 de abril de 2007