viernes, 16 de enero de 2009

sigue vibrando


sigue vibrando
el temblor
de la orilla de tu regazo
donde está mi descanso

como un aleteo de
sábanas tendidas

como las hojas
secas percutidas

como el llanto de
las niñas perdidas

sigue vibrando
el temblor
de la orilla de tu regazo
donde lo has dejado


Nacho Hevia

15 comentarios:

Terapia de piso dijo...

Un apretón y el temblor, tímido y ansioso, se volvera quietud.

José Roberto Coppola

Extranjera dijo...

Llegue aca por un comentario sobre la farsa y como lo oscuro de nosotros atrae a los demas que dejaste en donde Jose Roberto. Me gusto asi que vuelvo luego. Saludos!

Nacho Hevia dijo...

TERAPIA:

todo, de alguna manera, sea como fuere, permanece...aunque sea en forma de vibración

abrazos, José
___________________________________

EXTRANJERA:

vuelve cuando gustes por acá, donde dejas de ser extranjera!

dondelohabredejado dijo...

Hermoso, como lo expresás.
Beso.

RAÚL dijo...

vibrando nos dejas a nosotros, jodío! GREAT!!

Nacho Hevia dijo...

DONDELOHABREDEJADO:

gracias, Marina...
besos
___________________________________

RAUL:

pues a vibrar toca ;)

Gabriela dijo...

Nacho, siempre senti que vibrar es manifiesto de estar vivo, será por el entorno musical tal vez...
la naturaleza viva...
Dejas vibrando en esta transoceánica distancia

Besos

Nacho Hevia dijo...

GABRIELA:

porque este océano no es tan grande...
;)

Herodes de la Bética dijo...

cómo siempre, me quito el sombrero ante tí. Un saludo.

Nacho Hevia dijo...

HERODES:

y yo me lo quito ante los que siguen viniendo por acá...

Deric dijo...

vibrar, temblar, el important és descansar amb qui estimes...

segur que era d'Unamuno, no era Machado, la cita.

Nacho Hevia dijo...

sí, amb qui s'estima...

ah, i de segur que la cita del teu blog és de Unamuno

una forta abraçada!

Deric dijo...

ok, ja m'ho crec!

Nacho Hevia dijo...

DERIC,
sí, hehehe
et deixo també una cita del gran Unamuno el 12 de octubre de 1936 durat l'acte d'apertura del curs acadèmic:

"Se ha hablado aquí de guerra internacional en defensa de la civilización cristiana; yo mismo lo hice otras veces. Pero no, la nuestra es sólo una guerra incivil. (...) Vencer no es convencer, y hay que convencer, sobre todo, y no puede convencer el odio que no deja lugar para la compasión. Se ha hablado también de catalanes y vascos, llamándolos anti-España; pues bien, con la misma razón pueden ellos decir otro tanto. Y aquí está el señor obispo, catalán, para enseñaros la doctrina cristiana que no queréis conocer, y yo, que soy vasco, llevo toda mi vida enseñándoos la lengua española, que no sabéis...".

Verònica dijo...

me gustò mucho.. cada imagen se relaciona perfectamente con la acciòn, con el hecho de "vibrar" que fue el que sucediò en mi percepciòn al leerte...bella poesìa,
un beso,
Vero.