viernes, 20 de marzo de 2009

picaporte prosopopéyico

 

- Cómo justifico ahora lo que dentro de incontables años, si es que aún sigo vivo, cuando no sea más que un viejecito sentado bajo el porche de una casa junto al mar, será causa de arrepentimiento por no haberlo hecho… Cómo, si soy mi único príncipe azul que me sacará de este sueño envenenado

 

Eso se dijo mientras sujetaba el picaporte de la puerta como si este tuviera una función prosopopéyica.


Nacho Hevia

12 comentarios:

Gabriela dijo...

prosopopéyica...no se que es...

Por lo demás, de viejecito, cuantas cosas cada cual, pensara que no hizo...
justo tengo una ahora miamo, en mi haber....
Besos

Stultifer dijo...

De arrepentidos está el mundo lleno.

Nacho Hevia dijo...

GABRIELA:

viene a ser otorgar cualidades humanas a objetos inanimados...

y...cuantas menos tengamos en nuestro haber, mejor, no?

besos mil
___________________________________

STULTIFER:

ay!

Gabriela dijo...

gracias por la explicion y a ver si no dejo nada en el tintero...

dondelohabredejado dijo...

Siempre elegimos, vivir intenso es la única vacuna contra el arrepentimiento... pero, en todo caso lo sabremos en la vejez, que ojalá sea en una casa frente al mar.
Exquisito tu escrito, y me deja pensando, como siempre.
Y la musica... sabés que adoro tu gusto musical, siempre es placentero escuchar lo que ponés aquí.
Abracito.

Tristancio dijo...

no sólo la vejez, a veces está la vida entera para arrepentirse... por eso vale la pena hace girar el picaporte y asomarse al otro lado.

Un abrazo (de tiempo ausente, pero no de olvido).-

Nacho Hevia dijo...

GABRIELA:

ni en la pluma! besos mil!
___________________________________

DONDELOHABREDEJADO:

ayayay... nadie se quiere arrepentir de nada...pero pasa, siempre pasa...desde lo que no se hizo o dijo y viceversa... ay, la humanidad, cómo es...
besos a rabiar!
__________________________________

TRISTANCIO:

tú ven a esta estación cuando quieras!
torrente de abrazos!

Terapia de piso dijo...

Los eternos cuestionamientos del poco riesgo y aventura a la que a veces no nos atrevemos.

Quisiera decir muchas veces no me gusto a decir nunca lo experimenté...

Saludos.

José Roberto Coppola

Nacho Hevia dijo...

JOSÉ:

las galletitas de la suerte no dejan de decírnoslo...

abrazo!

Deric dijo...

sempre he pensat que és millor penedir-se d'haver fet alguna cosa que lamentar tota la vida no haver-ho fet.

Nacho Hevia dijo...

DERIC:

sí, i tens tota la rao...

RAÚL dijo...

y una mano tendida puede ser un clavo ardiendo. prosopopeya inversa. viva la lengua!