sábado, 4 de octubre de 2008

EL REFLEJO DE UN BESO

EL REFLEJO DE UN BESO


Cuando hubo terminado de orinar, con un sobresalto de micción que agujereaba por su presión la vejiga y que aprisionada en aquella acequia orgánica se liberó anárquicamente (como escapan de sus celdas las avispas al ver resquebrajado su nido por el ataque de una rama pelada en las manos de un niño inconsciente) con el primer resquicio de apertura de su glande, salpicando el cerco de la taza del sanitario a golpes de borbotones áureos, con una pauta que limitaba su intensidad y cantidad a medida que la secreción era expulsada, advirtió que, otra vez, la pernera derecha había sido dibujada de manera vanguardista con tal templado tinte dorado.

“La próxima vez mearé sentado”, se dijo a la vez que se avergonzaba con zozobra por excitarse ante la idea de sentir la emulsión salina patinando en sus nalgas tras haber sido regadas por el efecto de un chorro demasiado fuerte sobre la porcelana, mientras sacudía su pene para desprenderse de las gotas que habían quedado encharcadas entre los pliegues de un retraído pellejo.

Permaneció de pie, con el pantalón a la altura de los muslos, dispuesto a deslizarse hasta el suelo y sólo sujeto por el recién adquirido adherente sobre su piel, sin saber si aquello era la gota que colmaba el vaso o si el vaso del aguante era en demasía irrisorio.

Primero fue el ojo izquierdo. Le siguió el derecho. Comenzó a sollozar con una leve arqueada mueca que se asemejaba a una sonrisa, pero que alternaba en su curvatura como las bocas en las máscaras del teatro. A su vez, con gesto de danza, giró sus caderas para ceder a la gravedad el peso del pantalón y, con gracilidad, lo desocupó abandonándolo sobre los baldosines. Quedó por entero desnudo, salvo por el relieve de las inéditas lágrimas y del, cada vez más pegajoso, mejunje formado por el sudor que transpiraba de sus ingles y la excreción por un tiempo considerable expuesta a la atmósfera enclaustrada de un cuarto de baño de paredes cerradas y sin ventilación.

Quedó frente al espejo de cuerpo entero que ocupaba el reverso de la puerta del lavabo mirándose como si la imagen que ante él se manifestaba no fuese la suya. Reconociéndose tan solo en aquellos ojos clareados como un amanecer por el desprendimiento que causa el brote de un llanto.

Lentamente, arrancó sus manos al peso de la gravedad para conducirlas, colgadas de sus muñecas como si estas estuviesen sujetas por las cuerdas propias de una marioneta, hacia su cara. Reclinando sobre su rostro las falanges superiores de sus dedos volvió a ceder al peso sus brazos lánguidamente para que, con el rodamiento, las yemas acariciasen con expresión de arañazo el camino que se puede recorrer entre la frente y el comienzo del cuello.

Con superlativa superficialidad y más delicadeza de la que se pueda tener con la nuca de un bebé, deslizó las manos en sus hombros, bajando por sus pechos - con un sutil recreo sobre sus abruptos pezones – cayendo luego como cascada en su vientre para hundirse después sobre su sexo, refugiando así la incipiente rigidez de su erección.

Se miraba en el espejo, embriagado de un vino que no había probado, abriendo la boca y separando los labios, unidos ahora únicamente por columnas densas de saliva que terminaban rindiéndose al labio inferior, al mismo ritmo que las pupilas iban dilatándose.
Nacho Hevia

17 comentarios:

Javier dijo...

clap clap clap! Bravo!

Me lo imaginé pálido y decrépito, solo y confundido, me lo imaginé frente al espejo siendo uno con su pasado y finalmente reconociendo su presente y aceptando su poco prometedor futuro. Me gustó mucho, te dejo un abrazo enorme.

Ferran dijo...

Quin relat més dur, Nacho Nachete. Espero que no sigui cap reflex d'un estat anímic actual...

Molt ben escrit!

Nacho Hevia dijo...

JAVIER:

me alegra mucho todo lo que te a hecho imaginar...gracias!
besos!
__________________________________

FERRÁN:

no...si de cas, va reflexar un estat d'ànim de fa temps...de fa molt temps...

abraçada!

Mario dijo...

Me impresionó la meada del principio. Nunca había visto semejante descripción para tal evacuación.

Un beso, Nacho. O dos.

Stultifer dijo...

Este personaje necesita un buen polvo.

Tristancio dijo...

Así es la incertidumbre... detenerse en cada segundo, en cada milésima parte del gesto que compone la tristeza.

(pienso)...

Abrazo.-

Mummy dijo...

Mirar-se nu al mirall i veure en ell el reflexe de tu mateix, per dintre, per fora i acceptar-se...potser molt dur. T'has de mirar moltes vegades, t'has d'enfortir, has de crèixer.
Crec que tots tenim un mirall al bany, darrera la porta.
Està realment molt ben escrit i fa mal al llegir-ho, com solament ho pot fer els sentiments posats en safata.
Una forta abraçada, Nacho.

Deric dijo...

escrius moooolt bé!

Cristina dijo...

M´encanta com escrius. Em tens enganxada però el relat tot i que brillant una mica dur no???? Una abraçada!

Nacho Hevia dijo...

MARIO:

Un besazo, amigo!
___________________________________

STULTIFER:

entro otras cosas... ;)
___________________________________

TRISTANCIO:

qué bien que lo has descrito.....
abrazo!
___________________________________

MUMMY:

Crec que tots hem tingut un mirall d'aquests...
petons, maca...
___________________________________

DERIC:

gràcies!
___________________________________

CRISTINA:

Sí, és dur...però? és el que hi ha moltes vegades...
abraçada!

Cristina dijo...

Per cert la música sempre tan encertada. Aquesta em porta a molts anys enrere amb un regust de melanconia...

Haldar dijo...

Demencialmente triste, lleno de soledad, vacio... Ademas me imagine, el baño publico, friamente iluminado con las lamparas fluorescentes, aquel olor a pinesol y orines mezclados, con un silencio roto por un sollozo...

Besos

marcos dijo...

Muy buen relato, se nota que está muy trabajado...

me encanta la frase de: ...embriagado de un vino que no había probado...

besos

kappyqueens dijo...

Imposible calificar la belleza de estas palabras, como imposible no visualizarlas por un momento.
Brillante cada una de las líneas de este post.
"Se miraba en el espejo, embriagado de un vino que no había probado, abriendo la boca y separando los labios, unidos ahora únicamente por columnas densas de saliva que terminaban rindiéndose al labio inferior, al mismo ritmo que las pupilas iban dilatándose."
Gracias y besos.

Ricard dijo...

Bufffffffffffffffffffffffffff

petonet Nacho

Gabriela dijo...

Al leerte lo veo...
Súper gráficas tus palabras.
Amo tu talento!!!!

Nacho Hevia dijo...

HALDAR:

gracias! me alegra saber que lo hayas visualizado de esa manera!
Besos!
___________________________________

MARCOS:

ea, pues a ver si quedamos y nos tomamos unos vinitos!
besazos!
___________________________________

JAVIER:

gracias mil.........
___________________________________

RICARD:

ese "bufff" m'el pendré com bo, no? hehehe
petons!
___________________________________

GABRIELA:

Gracias...gracias...de verdad...
Besos!