sábado, 27 de septiembre de 2008

DESPERTAR

DESPERTAR


Se despertó, como cada mañana, a través de un ancla que le traía de vuelta desde sus sueños. De la cocina se escapaba el aroma a leche templada y galletas campurrianas, la tertulia política del programa de radio matinal, un trajín de cubiertos tropezando en un determinado hueco de los cajones y una voz que le llamaba por su nombre en diminutivo. Con los ojos abiertos, el velo de una vida eterna se desperezaba para devolverle a sus ocho años y, así, poder contestar: “¡Ya voy, mamá!”


Nacho Hevia

19 comentarios:

Stultifer dijo...

Hace mucho que sólo oigo el maullar de una gata dándome los buenos días. Salgo corriendo a comprar campurrianas.

Nacho Hevia dijo...

echo de menos a mi gato... necesito campurrianas...ayyy

Ferran dijo...

Alguns ni tan sols tenim una gata que ens doni el 'bon dia'. I, a sobre, no sé què són unes campurrianas. El que queda per aprendre! :-)

Bon dia...

Nacho Hevia dijo...

FERRAN:

les "campurrianas" son un tipus de galletes que estan bonisimas!!!

segur que les pots trobar per qualsevol lloc!

Bon dia!

Cristina dijo...

Mi gato vive con mis padres. Lo cuidan mejor ;) La música de mi móvil es la que me da los buenos días. A veces se echan de menos esos momentos que describes.

Tristancio dijo...

Hasta hace poco, mi café de la mañana tenía aroma catalán, el sonido de reclamos (en catalán) por mis desafinados cantos matinales, y el alboroto perruno dando la bienvenida al día...

Lo de los perros sigue siendo igual... el café, sin embargo huele a ausencia al otro lado de la mesa... y mi nombre en diminutivo ya no recuerdo como suena.

(Pero a todo acaba uno acostumbrándose).

Y tus relatos tienen un alorcillo a rara nostalgia, de esa que a pesar del tiempo que no regresará, te hace sonreír :)

Abrazo.-

Nacho Hevia dijo...

CRISTINA:

se echan de menos...mucho...
___________________________________

TRISTANCIO:

sí...no es una nostalgia que lleve alfileres en su nombre...

felices despertares!

dondelohabredejado dijo...

Hoy me despiertan cuatro gatos todas las mañanas... Y son los más bellos despertares que he tenido.
Debe ser hermoso tener recuerdos de infancia con mañanas como la tuya...
Un abrazo.

RAÚL dijo...

es evidente de que eso de "viajar en el tiempo" no es cosa de ciencia-ficción, ni nada.
entrañable regresión!

Haldar dijo...

Seria un gran comienzo para una larga historia. Me ha encantado!

Besos

DaNiZz dijo...

Que buena descripcion, me trajo muchos recuerdos de mi infancia... gracias por eso.
SALUDOS

marcos dijo...

...seguro que tenía los morretes llenos de colacao... ummmhhhh

Nacho Hevia dijo...

DÓNDELOHABRÉDEJADO:

sí...estos recuerdos son una riqueza...
besotes para ti y cricias para tus gatos!
___________________________________

RAÚL:

una mirada atrás con media sonrisa en la cara...
___________________________________

HALDAR:

la verdad es que sí...me lo pensaré!
besos!
___________________________________

DANIZZ:

me alegra saber que a muchos e vosotros os ha "transportado" a "aquellos maravillosos años"...
Abrazo
___________________________________

MARCOS:

...de colacao, mermelada, migas de pan... un desastre, vaya!
besos mil!!!

Javier dijo...

muy lindo viaje... quien pudiera aunque sea subirse a ese tren de vez en cuando... y aparecer en la cocina con la madre y las galletas.

Muy lindo, verdaderamente!

Nacho Hevia dijo...

JAVIER:
basta con un aroma, un color, una palabra para volver, para regresar a ese instante eterno que vuelve a la torna del círculo que somos...

ABRAZO!

kappyqueens dijo...

Bello, realmente un momento hermoso, un poco de ternura para empezar la mañana y tomarse en café de otra forma.
Gracias por ello.
Besos

Nahunte_ dijo...

¿Siempre eres así de enigmático? me encanta comenzar a leerte, imaginarme el desarrollo y llegar a tu inesperado desenlace.
Un abrazote campeón.

Nacho Hevia dijo...

KAPPY:

gracias a ti por venir por la mañana
___________________________________

NAHUNTE:

enigmático? jejeje
Un fuerte abrazo!

Gabriela dijo...

Nacho!
Y recordar...que dicen que es pasar de nuevo por el corazón...
El olor de tostadas, para mi, es volver, y ahora yo les preparo a los míos...
Cuanta ternura!